Input your search keywords and press Enter.

Carolina Herrera nos dice adiós

Pero si bien se despide de las pasarelas, Herrera aseguró en una entrevista con The New York Times que no se trata de su retiro

En el segundo día de la Semana de la Moda de Nueva York, la diseñadora venezolana Carolina Herrera anunció que dejará la dirección creativa del emporio que creó hace casi cuatro décadas, mientras Tory Burch derrochó optimismo con un mar de claveles rosa para un mundo post #MeToo.

Carolina Herrera es una de las grandes figuras de la moda neoyorquina, junto a Oscar de la Renta y Diane von Furstenberg, que encarnan una forma de elegancia estadounidense más sofisticada que el estilo propuesto por Ralph Lauren, Tommy Hilfiger o Calvin Klein.

Al final de su último desfile, el próximo lunes en el MoMA, dentro de la Semana de la Moda de Nueva York, la diseñadora de 79 años cederá la dirección creativa al estadounidense Wes Gordon, de 31 años, que trabaja en la firma como consultor desde hace casi un año.

Pero si bien se despide de las pasarelas, Herrera aseguró en una entrevista con The New York Times que no se trata de su retiro. En su lugar, se convertirá en una embajadora de la moda para su marca.

“Espero continuar representando esta casa y nuestros proyectos en todo el mundo”, dijo el viernes en un comunicado.

Gordon, un joven diseñador del sur de Estados Unidos, creó su propia marca al terminar la prestigiosa escuela londinense Central St. Martins en 2009, pero la dejó inactiva el año pasado cuando se unió a Carolina Herrera.

Herrera asumió la dirección creativa de su propia casa en 2016 tras la salida del franco-estadounidense Hervé Pierre.

Conocida figura de la jet set y de las noches neoyorquinas en la década de 1970, Carolina Herrera creó su marca en 1981 y captó paulatinamente el gusto de celebridades.

Sus creaciones también han vestido a varias primeras damas estadounidenses, desde Jacqueline Kennedy Onassis hasta Michelle Obama y Melanie Trump. Desde entonces, tiene un lugar garantizado en las alfombras rojas, vistiendo a la flor y nata de Hollywood.

“La moda ha cambiado mucho”, dijo Herrera al New York Times. “Las mujeres se visten de manera muy extraña. Como payasos. Hay mucha presión para cambiar todo el tiempo. Pero es mejor vestir lo que a uno le conviene”.